Batalla campal en el partido entre Querétaro y Atlas dejó muertos y varios heridos

0
16

Por TyC Sports.

Una jornada negra se vivió en la noche de este sábado en el fútbol de México, donde el partido entre Querétaro y Atlas, por el Torneo Clausura, debió ser suspendido por gravísimos incidentes en las tribunas y el campo de juego, a punto tal que las peleas dejaron cuerpos tendidos por varios rincones del estadio. Según las autoridades hubo 22 heridos y no se registraron decesos, pero medios locales llegaron a hablar de 17 muertos.

Una feroz pelea entre las hinchadas de ambos equipos se trasladó de las tribunas al campo de juego y la prensa local habla de 17 muertos, aunque oficialmente se reportaron solo 22 heridos.

En el estadio La Corregidora la violencia se hizo presente al promediar el segundo tiempo, cuando simpatizantes de los Gallos Blancos agredieron a un minúsculo grupo de Atlas, que dirige el DT argentino Diego Cocca.

Las fuerzas de seguridad, según el periódico Record, resultaron “desbordadas por los hechos y optaron por hacer saltar a los aficionados al campo de juego, a manera de protección”.

De esta manera, cientos de espectadores invadieron la cancha mientras se celebraba el cotejo, que ganaba el elenco de Guadalajara por 1-0, con gol del argentino Julio Furch, ex San Lorenzo y Olimpo. También en sus filas fue al banco Gonzalo Maroni.

Algunos hinchas que entraron al campo “siguieron con la violencia sobre el césped, buscando golpear a sus rivales”, según apuntó la publicación.

Incluso, un grupo de barras de Querétaro, conjunto que es conducido por otro argentino, Rolando Cristante, entró con navajas en mano “y procedió a llevarse las redes de ambos arcos, a manera de trofeo de guerra”.

Por su parte, Mikel Arriola Peñalosa, presidente ejecutivo de la Liga MX, dijo en sus redes sociales: “Inadmisible y lamentable la violencia en el estadio la Corregidora de Querétaro. Se castigará ejemplarmente a los responsables por la ausencia de seguridad en el estadio. La seguridad de nuestros jugadores y afición es prioridad. Seguiremos informando”.

ASÍ HABRÍA COMENZADO LA BATALA CAMPAL:

Según hinchas de Atlas, que brindaron su testimonio al sitio local mediotiempo el hecho se produjo ante la ausencia casi total de personal de seguridad, algo incomprensible teniendo en cuenta la gran rivalidad entre ambas parcialidades, que se multiplicó cuando en 2007 Gallos descendió a segunda división tras caer con Atlas.

«Empezaron a golpear a familias, a niños y mujeres de forma indiscriminada y eso fue el punto de no retorno. Pongo como principal responsable a la Secretaría de Seguridad del estado de Querétaro por haber subestimado el riesgo, por únicamente haber colocado policías estatales afuera y adentro únicamente seguridad privada que no estaba capacitada. Solo dos señoras de entre 40 y 50 años estaban para cuando cuidarnos y cuando vieron que la pelea estaba escalando, una se puso a llorar«, destacó uno de los hinchas visitantes.

Según las cámaras de seguridad del estadio, a los diez minutos del segundo tiempo un grupo de barras de Querétaro arremetió contra hinchas comunes de Atlas, que fueron a presenciar el partido en familia y estaban en una tribuna intermedia. Al ver ese ataque, la barra de Atlas abandonó su lugar, alejado de los de Gallos y fueron a defender a los suyos.

Las imágenes de la barbarie que duró más de un cuarto de hora hablan por sí solas. Las autoridades por lo pronto anunciaron medidas ejemplares y la Liga de México avisó la suspensión de la competición hasta nuevo aviso.

Comentários no Facebook