Vélez perdió en la altura de Quito y se complicó en la fase de grupos de la Libertadores

0
2

Los ecuatorianos ganaron por 3-1 con un doblete de Martínez Borja y otro tanto de Zunino; el Fortín, que sufrió un gol mal anulado a Almada, lo había igualado con Galdames. Los de Pellegrino perdieron sus dos partidos del Grupo G y quedaron obligados a remontar.

Vélez no pudo este martes salir del fondo del Grupo G de la Copa Libertadores 2021: perdió por 3-1 en Quito frente a Liga y no pudo sacar ni un punto de un arranque que ya se vislumbraba complicado: el poderoso Flamengo de local y la visita a la altura ecuatoriana. El Fortín volvió a mostrar momentos de muy buen juego, pero lo opacó con su muy baja efectividad en ataque, su endeble defensa y un segundo tiempo en el que no pudo aguantar el ritmo de su anfitrión.

El primer tiempo resultó muy favorable a los de Liniers, más allá de que hayan arrancado con el gran susto del sablazo en el travesaño de Jordy Alcivar. El conjunto argentino supo aprovechar a un local volcado al ataque y flojo de defensa para pisar fuerte en velocidad en los últimos metros: Adrián Gabbarini tuvo trabajo mano a mano ante Juan Lucero y, a los 12, Thiago Almada marcó un gol lícito mal anulado por offside. Hasta que a los 29 minutos, tras un córner desde la izquierda, Cristian Martínez Borja cabeceó al segundo palo y abrió injustamente el marcador.

Vélez intensificó luego su asedio al área local, amenazó con un tiro libre de Almada apenas desviado y un cabezazo de Matías De los Santos que besó el palo. Y a los 41 tuvo premio, cuando le bajaron una pelota en el área a Pablo Galdames y el chileno definió bajo y cruzado a la derecha de Gabbarini.

Pero en el complemento se pararon mejor los ecuatorianos e, increíblemente, Pellegrino volvió a retrasar los cambios ante el previsible cansancio que agrava la altura. A los siete, Martínez Borja consumó el doblete al aparecer por la derecha para rematar al segundo palo, y a los 20 Paulo Zunino encontró un rebote por la derecha y disparó por arriba del arquero. Después sí, llegaron las modificaciones, pero, entre otros, ni Ricardo Centurión, ni Luca Orellano, ni Lucas Janson lograron cambiar el panorama.

Vélez quedó así, sin unidades, en una posición incómoda aunque reversible, si logra aguantar la presión de sumar obligadamente de a tres en las próximas citas: su próxima parada será en Chile ante La Calera, quizás el más débil de la zona, con la oportunidad de comenzar a remontar posiciones. Dependerá de mejorar sus errores, y sobre todo de no caer en en el desánimo.

Fuente: TyC Sports.

Comentários no Facebook